Perdió su hija de vista y oyó su llanto donde el vecino; al hallarla quedó pasmada.

Todos sabemos que la seguridad de los hijos no tiene valor, relamente no podemos tener nuestros ojos en ellos constantemente. No obstante, en la medida de lo posible hay que estar atentos a sus movimientos, en especial cuando son pequeños.

Esta historia es una muestra de lo que puede ocurrir en un momento.

Si bien es sabido, en un hogar de Delhi, India se encontraba una madre de 20 años con sus 2 hijos, su hija de 2 años y un bebé de 8 meses.

Sin embargo, mientras ella alimentaba al niñola niña estaba jugando en la entrada de la casa. Fueron solamente unos pocos minutos y cuando la madre fue a buscarla no la halló. Buscándola por los alrededores, escuchó su llanto y provenía de casa del vecino Hare Ram Yadav de 45 años.

Pues de repente corrió hacia allá con un mal pensamiento rondándole la cabeza y la encontró llorando, no hablaba. La agarró en sus brazos y la llevó al baño. Fue allí cuando observó horrorizada las lesiones que tenía su hija. En esos pocos minutos el aberrado había vio-lado a su niña.

Lamentablemente la niña comenzó a gritar de una manera inconsolable, le preguntaba que le había pasado muchas veces pero sólo lloraba y gritaba. Estaba impactada, furiosa, veía como su hija sangraba mucho por sus partes genitales. Quiso asearla, pero la sangre era mucha. En esos momentos el padre de la pequeña llegó a casa de su jornada laboral y la llevaron al hospital.

De modo que al llegar fue atendida rápidamente por el equipo médico y le confirmaron lo que ella ya pensaba ¡Su hija fue vio-lada sin piedad!

La llevaron como traslado a un recinto gubernamental donde le fue practicada una cirugía reconstructiva de sus geni-tales. Estaban sumamente deformados por el aberrante hecho por el que había pasado. El tamaño que mostraban era demasiado para una niña de su edad.

Sin embargo, la bebé pasó un tiempo internada sanando sus heridas físicas. Tristemente la reacción de los vecinos fue atacar a la familia como si fuesen ellos quienes cometieron el delito. El agresor fue detenido por las autoridades y la familia decidió mudarse de la localidad tratando de que la niña olvidase poco a poco lo ocurrido.

Los médicos les advirtieron que deberían estar pendientes de ella y si era necesario ponerla en tratamiento para manejar las heridas psicológicas que podría causarle a futuro. Sin embargo, los padres han dicho que la niña prefiere jugar sola en su habitación, se asusta por cualquier cosa.

La ralidad es que es un caso que genera tristeza e impotencia, muestra de que los niños no deben dejarse solos bajo ningún concepto.